Videos

Grocery Store Math and Reading Add Up!

July 2019

Full interview with Dr. Diana Leyva: https://youtu.be/biQKLKyOSVw

DAVIDSON, N.C. (Ivanhoe Newswire) — New research suggests that engaging preschoolers in routine activities, like a trip to the grocery store, can improve a child’s academic achievement when they enter first grade. How can parents use errand time to help their child improve literacy and math skills?

When you take a shopping trip with your preschooler or toddler, think about the learning opportunities in every aisle. Diana Leyva, PhD, a developmental psychologist at Davidson College, studied 200 Latino, black, and Asian moms and their kids in a lab stocked with play food. Researchers wanted to know what kind of interactions between parent and child best helped the child learn. Researchers asked moms to help their child make a pretend grocery list. Then, they watched to see how the moms assisted the child with forming letters and sounding out words and if the mom took over the task.

“Parents who allowed their child to make the list and to read the list, rather than taking over and making the list for the child or reading for the child, have children who one year later have better reading skills,” Leyva told Ivanhoe.

Leyva suggests parents assist with letters and sounds and allow children to draw pictures of the items if they can’t spell the words. Use coins to talk about numbers. Help kids total up the tab.

“We try to introduce numbers, colors, words, anything,” detailed mother, Alejandra Sandobol.

The researchers say when they assessed the children in kindergarten and then again in first grade, those who had parents who did not try to direct the shopping activity had the greatest growth in both math and reading. They say that the way parents interacted with kids had the biggest impact, not the grocery shopping itself.

Contributors to this news report include: Cyndy McGrath, Supervising and Field Producer; Roque Correa, Editor and Videographer.

Produced by Child Trends News Service in partnership with Ivanhoe Broadcast News and funded by a grant from the National Science Foundation.

Research: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0885200617300042


Spanish Translation

DAVIDSON, N.C. (Ivanhoe Newswire) — Un nuevo estudio indica que haciendo que los niños pequeños ayuden en actividades cotidianas, como ir al supermercado o preparar la cena, puede mejorar su desarrollo académico cuando llegan a primer grado.

En una visita al mercado con un niño pequeño se puede encontrar una oportunidad de enseñanza en cada estante. La psicóloga Diana Leyva, PhD, estudió el comportamiento de 200 mamás Latinas, Negras y Asiáticas y sus hijos en un supermercado simulado.

Leyva pidió a las madres que ayudaran a sus hijos a redactar una lista de compras, y  analizó como las madres ayudaban a los niños a deletrear las palabras y si permitían que los niños escribieran o lo hacían por ellos.

“Lo que vemos es que cuando los papás hacen esta clase de estrategia, como contar, deletrear, como dejar que los niños escriban en vez de escribir por los niños, estos son los papas que tienen niños con mejores puntuajes de lectura un año después,” Leyva dijo.

Leyva sugiere que los padres ayuden en la vocalización y permitan que los niños dibujen lo que se va a comprar si no saben escribirlo. Recomienda llevar la lista al supermercado y darles a los niños la tarea de buscar los objetos y contarlos en voz alta cuando los ponen en la bolsa o en el carro de la compra. Alejandra Sandobol practica esta técnica con sus hijos en su vida diaria.

“Cuando estamos cocinando les pido por favor ayúdame a pelar cinco papas o necesito tantos tomates y siempre estamos tratando de hablar sobre números, colores,” Sandobol dijo.

Leyva dijo, “Estas relaciones positivas entre utilizar una estrategia y tener niños que les va mejor sobre todo en comprensión de lectura funciona para todas las familias. No importa el idioma que hable tu familia, no importa el origen de que país vienes.”

Según los expertos, cuando evaluaron a los niños en kínder y luego en primer grado, aquellos pequeños cuyos padres no trataron de controlar la actividad tuvieron los mejores puntuajes tanto en lenguaje como matemáticas. Indican que la interactuación con los padres tuvo el mayor impacto, no la sesión de compras en sí.

Los contribuyentes a este reportaje incluyen: Cyndy McGrath, Supervisora  Y Productora de Campo; Roque Correa, Editor Y Camarografo.

Producido por Child Trends News Service en asocio con Ivanhoe Broadcast News y auspiciado por una beca de la National Science Foundation.